LISTADO DIVINOS ROLLOS
EL QUE LIMPIO ESTÉ DE PECADO, QUE LANCE LA PRIMERA PIEDRA.-
Significa, que todo gobernante, a cuyo cargo estuvo la divina justicia, sobre mi divino rebaño, divina cuenta me rendirá; pues para ejercer el divino y sublime puesto de juez de sus hermanos de reencarnación, se necesita ser puro de espíritu; sí hijo divino; así es; tal como lo leo en tu divina mente; ¡¡pobres de aquéllos jueces, que no han cumplido con divina honradez!! maldecirán mil veces haber nacido; de ellos, será el llorar y crujír de dientes; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues la divina justicia ha encarnado en tu divina mente; será mi divina telepatía la que te hará brotar, el divino poder de leer toda mente humana; el mismo divino poder que tuvistes hijo divino, cuando encarnastes, gloriosamente en el divino Jesús de Nazareth; pues esta divina maravilla te pone en divina comunicación con los divinos querubínes solares; esas divinas é infinitas inteligencias, que pueblan y poblarán, el divino é infinito universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa Hijo Primogénito, que nadie jamás ha tenido ni tendrá el infinito poder que tú tendrás; pues nadie osará ni tocarte un divino pelito, de tu divina cabeza; pues todos los divinos querubínes del universo, todo lo vigilan; ninguno permitirá que alguien se acerque a dañarte; y quien lo intente, confundido será; pues los divinos querubínes tienen tanto poder en sus divinos mandatos, que pueden hacer olvidar, el divino presente, que vive la criatura; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; veo que los demonios, aún quieren intimidarte; pero tu inmensa fé en tu divino Padre Jehova, los aleja; pues escrito está, que satanás jamás podrá vencerme; pues su infinito poder demoníaco, desaparece ante mí; pues escrito está, que se vería microscópico a mis divinos pies; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que toda justicia terrestre, divinamente pesada será; junto con ella, a sus creadores; pues mi divina justicia siempre comienza por aquéllos, que tratando de imitarme, usan mi divino nombre, para obligar a mis hijitos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que todos los jueces terrestres, lágrimas de sangre llorarán; pues no veo a ninguno que sea digno de mi divina gloria; pues tentados han sido por la maldita ciencia del bién; sí hijo divino; así es y así será, hasta que logren un divino arrepentimiento, y una divina filosofía, propia de obreritos del Señor; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; lo mismo será para los malditos reyes de la Tierra; tendrán que arrepentirse públicamente, por ceñirse coronas que no les corresponden; pues escrito está, que sólo exsiste un sólo rey de reyes solares; y ése es tu divino Padre Jehova; creador infinito de universos infinitos; el unico que dá y quita la vida; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; ¿qué gloria pueden ofrecer los malditos reyes de la Tierra, si ni saben de dónde vienen, ni para dónde van y sólo terminan en un montón de carne podrida?; sí hijo; los divinos gusanos de sus cuerpos, son más dignos de mi divina morada, que todo espíritu, que ha violado mi divina palabra; pues escrito está que satanás se vuelve ángel de reyes para violar el divino libre albedrío, de mis hijos del pueblo; se vale del maldito esplendor pasajero; que jamás dará eternidad alguna; al contrario; mi divina majestad, no vé mérito alguno en ello; pues hace que mis hijos, se vuelvan orgullosos; intrigantes y hasta asesinos; es por eso hijo divino, que los malditos reyes, con sus malditas filosofías, no son árboles plantados por tu divino Padre Jehova; y de raíz serán arrancados; y sólo será de ellos, el llorar y crujir de dientes; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues te diré hijito, que tal como tú lo ves en tu divina mente, los malditos reyes, querrán ser los primeros, en ser rejuvenecidos, a niños; pero no serán ellos los primeros, hijo divino; pues no tienen la divina humildad en sus corazones; sólo poseen maldito orgullo y maldita avaricia; maldecirán, como nadie ha maldecido, sus propias riquezas; ¡que no darían ellos, por ser uno de mis humildes hijos obreritos! sí hijo divino; así es; tal como lo leo en tu divina mente: la maldita filosofía, de los malditos reyes de la Tierra, están en las mismas malditas condiciones, de los malditos dioses faraones; pues escrito fué, hace ya muchos siglos, que quien se auto-adore, cortado es de mi divina gloria; pues escrito está, que sólo adorarás con tu divino trabajo, a tu divino Creador, por sobre todas las cosas; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que el llamado papa, que se hace llamar mi divino representante, no es limpio para ocupar tan sublime puesto; es más digno de ello, uno de los tantos humildes, de mi divino rebaño terrestre; pues está en las mismas malditas condiciones, que están los que se han hecho, reyes en la Tierra; pues se han engrandecido, en malditas filosofías pasajeras; se han hecho grandes en la Tierra, y se han achicado en el cielo; pues mis divina leyes, se cumplen, tanto arriba, como abajo; mis divinas leyes son todo amor; pues gracias a mi divino amor, es que cada uno, disfruta de su propia vida; pues mal pago me han brindado, al hacerse grandes en la Tierra; mis divinos Mandamientos ordenan lo contrario: Ser humildes con todos; y compartir, tanto lo material como lo espíritual, como buenos hermanos; pero las malditas filosofías de estos engendros del demonio, han hecho del mundo terrestre, que mis hijos les imiten; creando fatalidades en cada uno; creando un mundo, de eterno y maldito antagonismo; que sólo tú, Hijo Primogénito, harás desaparecer; pues yá vencistes al demonio, en tus divinas pruebas espírituales; ahora lo vencerás de nuevo, en las malditas filosofías, que han enseñado, estos guías falsos; pues sólo roca de maldito egoísmo, hay en sus corazones; falsos profetas del Señor son; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; así es; no quedará piedra sobre piedra, del maldito edificio filosófico, de la maldita nobleza terrestre; lágrimas de sangre llorarán; pues nadie les tenderá la mano; muchos se suicidarán; maldecirán haber sido nobles; pues nadie querrá tener amistad con un maldito, que sólo espera para ser juzjado; mientras que mis humildes, recorren en hermosísimas naves plateadas, las galáxias del infinito; pues todo aquél que se ha ganado la divina resurrección de la carne, niño será; y como niño entrará en mi divina morada; pues escrito fué, que los niños serían los primeros, en el divino Reino de los Cielos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que sólo un niño puede lanzar la primera piedra; pues es más puro, frente a las maldades del mundo; su divina filosofía angelical, arrastra con todas las demás filosofías, que sólo fueron roca de egoísmo humano; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; es por eso que nadie osará tocarte hijo divino; nadie osará lanzarte la primera piedra filosófica de su propio pensamiento; pues toda divina filosofía humana, desaparece en la divina presencia, de tu propio y divino poder solar; pues los divinos querubínes, que rodean tu divino cuerpo, leen todo pensamiento humano; pues ellos saben en su divino libre albedrío, que ninguna filosofía humana, debe sobrepasarse en su propia y divina escala espíritual; quien lo haga, sólo tinieblas encuentra; sólo confusión encuentra su mente; tal como le ocurrió al divino Judas; pero Judas obró por ignorancia basada en la total ausencia de ilustración; fué un divino pecado, que había venido haciéndolo, desde yá, de muchísimo antes; pues tenía en sí mismo, marcada influencia de sus pasadas exsistencias; pues venía de un mundo, más atrasado aún, que el planeta Tierra; sí hijo divino; así fué y así será por los siglos de los siglos; sí hijo divino; así es; tal como lo vé tu divina mente; ninguna criatura humana, osará tocarte, para hacerte daño; pues nadie querrá tener por divino porvenir, las malditas tinieblas; pues no exsiste estado mental, que cause más pavor, que esta sensación; sí hijo divino; así es y así será; mientras todo espíritu se alimente, de filosofías que no son árboles plantados por tu divino Padre Eterno; pues los divinos querubínes, cumplirán con la divina justicia; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; los divinos querubínes, son todos de divina filosofía angelical; son divinas purezas, que pueden lanzar la primera piedra; pues ellos representan, las primeras y divinas causas, del universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; es por eso hijo divino, que siempre mis divinos pensamientos, han enseñado, ser humilde por sobre todas las cosas; pues exsisten infinitas maneras, de como mis criaturitas, me adoran; la más sublime de todas, es la de la humildad; pues no exsiste virtud mayor, en los infinitos cielos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijo divino; así es; sin necesidad de mencionar mi divino nombre, todo aquél que viva en santa humildad, salvo es ante mí; pues en la divina humildad, están encerrados todos mis divinos Mandamientos; por lo tanto los llamados grandes del mundo, nada tienen de humilde; al contrario; son rocas de maldito egoísmo; pues, más escándalos veo, en sus filosofías, que divinas acciones, que les den, siquiera una divina pizca de divina eternidad; pues sus malditas filosofías, no son árboles plantados por tu divino Padre Jehova; y de la faz de la Tierra, desaparecerán; pues no hay otro mayor, en mis divinos cielos, que aquél que ha respetado mi divina palabra; no así, de quienes, se creen mayores en la Tierra; pues toda filosofía pensante, jamás logrará ser eterna, si no lleva en sí misma, mi divino sello; pues sin mi divino sello, nadie encuentra su divina salvación; y mi divino sello, es el divino corderito, de mi divina inocencia; pues de mí, han salido todas las infinitas inocencias del infinito; de las que han habido, hay, y habrán; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que toda divina inocencia, tiene el mismo divino orígen, que tuvo el divino Padre Eterno; es decir la eternidad misma; sí hijo divino; así es; tal como tu Santísima Trinidad te ha iluminado; la divina exsistencia reencarnada, sólo es un divino olvido de su propia inocencia solar; pues la exsistencia humana y su divina filosofía pensante, no es más que un suspiro en el tiempo celeste, de la divina inocencia; pues la vida humana, representa una divina vibración, que condensa en sí misma, un divino aporte intelectual, al espíritu, en su divina unión con el cuerpo carnal; este divino aporte intelectual, se convierte en una divina brillantez, que rodea al cuerpo físico; esta divina brillantez, tiene la forma de un divino círculo omega; que significa fín de una vida de trabajo; ó divino fín, de un divino mandato, prometido en los lejanos soles; cuando el cuerpo de carne perece, según la ciencia terrestre, el divino círculo Omega, se desdobla, hasta convertirse en un divino ángulo recto de 90°; este divino ángulo, se denomina divinamente en Ciencias Celestes, divino ángulo Alfa; y simboliza la divina acción pensante, que todo espíritu, puso durante toda su divina exsistencia reencarnada; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que toda filosofía que atropella su propia divina inocencia, y la de los demás, maldita es; no es árbol plantado por tu divino Padre Jehova; y cortado es de las infinitas galáxias; esto significa que ninguna filosofía materialista, tiene eternidad, en el divino universo expansivo pensante; pues las divinas galáxias, son mis divinas semillas; de donde saqué, a mi divino pueblo terrestre elegido; pues así lo quiso mi divino libre albedrío, de Padre creador infinito; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina revelación, confundirá a muchos, esos muchos creen que yo, tu divino Padre Jehova, al haber escogido al divino pueblo hebreo, como divina semilla filosófica principiante, en la dimensión terrestre, de tres divinas líneas magnéticas solares; pues has de saber hijo divino, que muchísimo antes del pueblo hebreo, nacieron a la vida terrestre, infinitas criaturas, que constituyeron, otras divinas cimientes galácticas; pues escrito está, que la cimiente humana, no es, ni será la única; pues muchas moradas, como la terrestre, ha creado el infinito Padre Eterno; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues todo el que se cree grande y único, rebaja mi divino poder; porque escrito está, que no hay otro mayor, que tu divino Padre Jehova; pues se les enseñó a todos, que el Señor está en todas partes, del infinito; pues esto significa, que en todas partes hay infinita vida pensante; que mis divinas moradas, pobladas están; como lo está, el microscópico planeta Tierra; la divina arenita, pequeñísima, del universo de otra microscópica arenita; pues los mundos que los hijos terrestres ven en sus divinos telescopios, son también microscópicas arenitas; diseminadas en el infinito universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es; tal como tú lo ves, en tu divina mente; exsisten mundos tan colosales, que no se conocen, ni en una divina exsistencia, ni en varias; se necesita nacer de nuevo, para conocerlo; y son mundos tan inmensos, hijo divino, que si el terrestre pusiera allí sus pies, pasaría inadvertido; pues las divinas leyes en esos lejanos mundos, son leyes propias para gigantes; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que esas infinitas criaturas, a pesar de sus colosales tamaños, no son las más perfectas; por lo tanto, tampoco pueden lanzar la primera piedra; pues esas gigantescas criaturas, son microscópicas, en divina comparación, con la de otros infinitos mundos; y éstos a su vez, son también microscópicos en divina comparación con otros; y así, eternamente; hasta donde tu divina mente pueda imaginar; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que sólo los divinos ángeles de la divina pureza, pueden lanzar la divina primera piedra; pero esas divinas criaturas, yá estuvieron en el planeta Tierra; me refiero hijo divino, a los divinos ángeles de luz, que tripulan las divinas naves plateadas; son las naves, que en tu divino mundo terrestre, se les conocen como platillos voladores; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pero, te diré hijo divino, que mis divinos ángeles de luz, leen divinamente, toda mente; tal como tú, ya la estás divinamente leyendo; pues mis divinos ángeles de luz, han leído yá, los divinos pensamientos de cada hijo terrestre; y se han asombrado por lo que han leído: Han visto, que a pesar que mi divina palabra de infinito amor, lleva ya siglos en la morada terrestre, aún leen en las mentes terrestres, odios, tiranía, soberbia, lujuria, falta de seguridad aún en sí mismo; desconfianza con sus hermanos de reencarnación; sí hijo divino, han visto una filosofía demoníaca; han visto una maldita filosofía, que no es producto divino de mi divina palabra; han visto que el fruto filosófico de la criatura terrestre, no es árbol plantado por tu divino Padre Jehova; y esperan, que sea arrancado de raíz; pues mis divinos ángeles de luz, son los divinos autores y creadores, de infinitas galáxias; son ellos los encargados, de dirigir, vigilar, y orientar en los infinitos espacios, toda divina cimiente planetaria, salida de los soles; de toda divina chispita solar, que ha abandonado, su divina lumbrera; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de de los siglos; esto significa que los divinos ángeles de luz, son mis divinos mensajeros, que siempre, por toda divina eternidad, han viajado por mi infinita creación; pues ellos son de muchísimo antes, de la divina aparición del monito terrestre; ellos son de mundos, que no son de carne; ellos son divinos padres solares; son iguales a tí, hijo divino; aunque son de menor divina jerarquía solar; pues ellos ya te han visto, desde sus maravillosas naves; yo, tu divino Padre Jehova, así lo he querido; pues ellos estarán siempre a tu divino lado; jamás te dejarán; pues ellos también fueron, seres de carne; en mundos que ya no están; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues escrito está, hijo divino, que para ser grande en el Reino de los Cielos, hay que ser chiquitito y de carne primero, en los divinos planetas terrestres; pues escrito está, que los humildes son los primeros, en mi divina morada; pues todo monito humano, llegará también a ser, un divino padre solar; un divino ángel de luz; ó un divino primogénito; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; así es; mi divina herencia es igual para todos; todos llegarán a ser divinos ángeles, de divina pureza solar; pero lo serán, únicamente, cumpliendo con mi divina ley del trabajo; con mi divina ley del amor; con mi divina ley de igualdad para todos; nó con malditas filosofías como la del maldito dinero; que hace que mis hijitos, se exploten unos a otros; sí Hijo Primogénito; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; todo maldito árbol filosófico, que no sea de infinito amor a mis obreritos del divino trabajo, de raíz serán arrancados, en medio de un llorar y crujir de dientes; pues todo grande de la Tierra, que haya olvidado mi divina palabra, maldecirá mil veces haber nacido; sí hijo divino; así es y así será hasta el divino Juicio Final, el divino año 2001; sí hijito; veo divina sorpresa en tu divino rostro; sé que nunca imaginástes, que el divino Juicio Final, fuera tan divinamente prematuro; así es hijo divino; es tan divinamente sorpresivo; como tu divina aparición ante el mundo; pues escrito fué, que tú, hijo divino, llegarías como un divino ladrón de noche; significa que toda la Tierra, se sentirá sacudida; pues las conciencias terrestres, presienten que ha llegado una divina luz al mundo; pues la oscuridad de la noche, está en las mentes de la criatura terrestre; y tú, hijo divino, llegarás en medio de sus tinieblas mentales; es por eso hijo divino, que habrá llorar y crujír de dientes; pues así reacciona todo infinito arrepentimiento; más, ¡¡pobres de los guías ciegos, que han guiado mi divino rebaño, usando malditas filosofías, de maldita explotación, entre mis humildes hijos!! sí hijo divino; así es y así será siempre jamás; esto significa que nadie escapa a la divina justicia; habrá igual confusión, como la hubo en el antiguo Egipto; cuando tú, hijo divino, reencarnastes, como el divino profeta Moisés; habrá igual confusión universal, cuando mis divinas naves plateadas, destruyeron Sodoma y Gomorra; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sé hijito, que mis divinas naves plateadas, han actuado en muchas divinas épocas, del planeta Tierra; las escribiremos más adelante; te las dictarán, las mismas criaturas, que vivieron en esas pasadas dimensiones, de la morada terrestre; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; veo que a cada divino instante que pasa, más te maravilla el divino gozo que se siente en la divina telepatía; es tu divino premio hijito, por haber sido humilde en todas tus divinas pruebas espírituales; pues todo se sabrá hijito; nada quedará oculto; pues yo, tu divino Padre Jehova, soy sólo divina luz; la única luz que es preexsistente a todo; pues fuí primero en todo; incluso en lanzar, la primera piedra filosófica, que todo el mundo conoce; me refiero hijito a las divinas y Sagradas Escrituras, que todo planeta ó morada posee; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que todo aquél, que siendo grande en la Tierra, juzjado será, de como aplicó en el mundo, su importancia pasajera; pues hacerse grande en la Tierra, trae consigo un divino compromiso de conciencia y responsabilidad, ante tu divino Padre Jehova; es por eso, que fué escrito, que cada uno recibirá lo que en divino mérito merece; todos serán juzjados por la divina intención, que puso en sus propias acciones, a lo largo de su vida; pues juzjado será, el primer suspiro, como el último; pues todos son mis hijitos vivientes y pensantes; esto significa que la divina justicia, vá mucho más allá, que a las consecuencias morales, que se desprenden, de las acciones materiales de cada uno; la divina justicia al juzjar a un divino espíritu, está divinamente juzjando a la vez, a infinitas inteligencias, de las propias virtudes, del propio espíritu; pues la acción material que pone en divino juego, el espíritu reencarnado, repercute en el divino espacio y tiempo, del universo expansivo pensante; pues nadie es único en su propia exsistencia; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que sólo es único, aquél que todas sus divinas vibraciones, son espíritualmente superiores, a su propio tiempo y espacio; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina revelación, vá divinamente acompañada de una divina ecuación; pues ella representa, la divina relación, entre un divino Primogénito, y sus hijitos terrestres; escribe en divino rojo, hijo divino; divino gérmen pensante; = un divino principio solar; = un divino concierto de divinas melodías magnéticas solares; = un divino orígen de vibraciones, en infinito estado de vibración; = un divino principio pensante con divina determinación; = un divino período de divina inocencia solar; = una divina y única oportunidad de lanzar la primera divina piedra; = un divino derecho a protestar y acusar, a otro divino querubín; = una divina Trinidad en divino estado de embrión solar; = un divino nacimiento de una eternidad pensante; = un divino principio, que se sucede infinitamente, en la divina eternidad solar; = un divino principio, de hágase la luz, y la divina luz fué hecha; = una divina materia con divino libre albedrío material-espíritual; = una divina y total ausencia de moléculas de divino orígen planetario; = un divino y microscópico sol; = una divina herencia planetaria-solar; = un divino querubín, dispuesto a probar, divina experiencia, en otras infinitas dimensiones, con diferente espacio y tiempo; = un divino querubín, dispuesto a escalar, la infinita serie de mundos carnales; = un divino querubín, con divino ensueño, de llegar a ser un gran dios de la sabiduría infinita; = una divina herencia del Padre Jehova; = un futuro y divino padre solar; con infinitos nombres galácticos; entre otros infinitos, Cristo ó divino Jesús de Nazareth; una futura y divina antiguidad galáctica; = un divino primogénito, salido de los infinitos amores, de los infinitos soles, del universo expansivo pensante; = una divina y única Revelación, del divino Jesús de Nazareth; = un divino Juez de razas y naciones; = un divino Mesías prometido; = una divina esperanza para la humanidad terrestre; = un divino Consolador, en infinita Ciencia Celeste, de sabiduría infinita y brillante como un divino Sol; = una divina transformación, en un divino cuerpo físico; una divina aparición solar, sobre un abismado mundo; = una divina parábola; = la divina fé mueve montañas, del universo expansivo pensante; = un divino proceso de madurez progresiva solar; = un divino principio telepático; = una divina transformación, a voluntad de divino libre albedrío; = una divina transformación social, de un soberbio planeta Tierra; = una divina revolución de millones de obreritos del Señor; = caída total, de árboles no plantados por el divino Padre Jehova; = caída total de la maldita filosofía del dinero; = tinieblas del mundo pasajero; = advenimiento de la nueva y divina era galáctica; = nace un nuevo mundo, que mana leche y miel; = principio del llorar y crujír de dientes, de los pecadores del mundo; = divino principio de una nueva semilla galáctica; = principio del divino paraíso prometido; una divina telepatía individual invade al mundo; una divina Revelación esperada; = transformación del planeta Tierra; sí hijo divino; así es y así será hasta la total consumación de los siglos; esta divina ecuación, como todas, son infinitas; pues todo es infinita ciencia; tanto en la infinita materia, como en el infinito espíritu; aunque con propio divino libre albedrío; pues por algo se escribió: Lo que es de la materia, de la materia es; y lo que es del espíritu, del espíritu es; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que exsisten divinos acuerdos filosóficos, entre los divinos querubínes, que son de mucho antes, de la divina aparición, de la más microscópica molécula, de la materia planetaria; pues escrito está, que todos mis hijos tienen un mismo derecho; y sus divinos destinos, no se escriben en la Tierra misma; sino que en los lejanos soles; de donde salió, la microscópica chispita eléctrica, que fué creciendo, hasta llegar al actual tamaño, gracias a mi divina añadidura; sí hijo divino; todos mis hijitos del universo expansivo pensante, tienen el mismo derecho; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que toda la divina materia, de que están compuestos los infinitos planetas, han tenido un mismo orígen solar; pero de diferentes composiciones físicas; pues libre albedrío tienen; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; además hijito, la divina composición de cada mundo, está divinamente relacionada, con la divina pureza solar de sus creadores, y de su infinita filosofía; pues la divina herencia se transmite de padres a hijos; de sol en sol; de mundo en mundo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; los divinos planetas, son divinas virtudes materializadas; pues la criatura humana, lo es también; sí hijo divino; así es; en la infinita eternidad, todo se entrelaza; todo se armoniza entre los divinos querubínes; pues todos quieren progresar, y llegar a ser grandes dioses de la sabiduría infinita; es por eso, que en todas partes, se les vé; son mis divinos obreritos, constructores de mundos y universos; sí hijo divino; así es; hasta ellos mismos, cumplen con la divina ley del infinito trabajo; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; cada divino planeta, también me rinde divina cuenta, de su trabajo, en las inmensidades del divino espacio; pues escrito está, que la justicia, está en todas partes; es por eso hijito, que nadie se manda sólo; como muchos lo creen en tu planeta Tierra; cuando estos orgullosos, vean los divinos acontecimientos que se aproximan, lágrimas de sangre llorarán; pues ellos así lo quisieron; por ellos, se escribió el llorar y crujír de dientes; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa, que en las lejanas galáxias, ocurren colosales batallas galácticas; con fuerzas de destrucción, que llenarían de pavor, a la criatura terreste; ellos también tratan de lanzar la primera piedra; pero sus infinitas evoluciones, distintas a la terrestre, hacen que sus divinas causas sean, también diferentes; pues, lo que se considera una divina causa en la Tierra, deja de serlo en las lejanas galáxias; pues este divino ejemplo demuestra, que toda eternidad, filosófica es; pues escrito está, que muchas moradas, tiene el divino Padre Eterno, en el universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que cada divina morada, cada planeta, cada divina dimensión, posee su propia filosofía; y su propia divina escritura; sus propios divinos redentores y jueces solares; pues la Santísima Trinidad, en todas partes está; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que en todo mundo exsiste un divino plan de infinita creación; al igual que la que exsiste en el planeta Tierra; sí hijo divino; leo en tu divina mente algo, que muchas veces ha intrigado a la ciencia de tu mundo Tierra; me refiero hijito de como la criaturita terrestre ha interpretado, a mis divinos elementos; de como ha tratado de perfeccionarlos, para servirse de ellos; muchos de mis hijos, desean que la naturaleza, les sirva, pero sin trabajo para ellos; desean ser servidos sin esfuerzo alguno, de parte de ellos; desean lo mismo, que los que gozan del maldito dinero; es decir lograr comodidades, sin cumplir con mi divino Mandamiento que dice: Te ganarás el pan, con el sudor de tu frente; sí hijito; así es; hasta los divinos querubínes, de que están divinamente compuestos mis divinos elementos, de todas las naturalezas planetarias, cumplen con mi divina ley del divino trabajo; pues ellos también logran divinos avances, en sus respectivos tiempos y espacios; pues ellos también desean mi divina añadidura; desean la infinita eternidad, de sus propias filosofías pensantes; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; es así como nada del universo infinito, queda sin mi divina justicia; pues en todas partes estoy; tal como fué divinamente escrito, hace ya siglos en este planeta; por lo tanto, todo aquél que haciendo una fechoría, oculto de la vista de sus hermanos, de pruebas, no está solo como él se imagina; es a mí, a tu divino Padre Jehova, a quien cree engañar; pues como te he dicho hijo divino, estando yo, en todas partes, también estoy en lo oculto; es por eso que fué escrito: Quien hace daño a uno de mis hijos del divino rebaño, a mí me hace daño; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa hijo divino, que todo terrestre ha pecado con divino conocimiento de causa; pues sabía que el Señor está en todas partes; sabía que si bién no era visto por sus hermanos terrestres, sabía que su Creador lo observaba; puesto que su conciencia aceleraba sus divinos impulsos; sí hijo divino; así es y así será, hasta el divino juicio de una maldita filosofía; que jamás debería haber gobernado en este planeta; pues tu divino Padre Jehova, quiere siempre lo mejor para sus hijos; sean estos planetas, soles ó microscópicas criaturas; sí hijito; así es; lo divinamente microscópico, es gigantesco ante lo que no se vé, pero que se siente; esto significa hijo divino, que todo estado de ánimo, que sólo se siente, se materializa en la eternidad del tiempo y el espacio, de las lejanas galáxias; pues de ellos, de lo más microscópico, que la mente pueda imaginar, salieron los mundos, soles, galáxias, universos, cosmos, del infinito universo expansivo pensante; esto significa que los chiquititos y humildes de un infinito pasado, son los grandes de hoy; y también significa que la maldita fuerza, en todas sus formas, no es herencia divina; pues es divinamente contraria, a mi divina luz; a mi divina creación; a mi divino libre albedrío; pues no se puede ser humilde, si a la vez, se ama la fuerza; la primera, divinamente representada por el divino corderito de la divina pureza solar, es la verdadera constructora, de toda divina ciencia; la fuerza es lo opuesto; es destructora; sí hijo divino; así fué y así será por los siglos de los siglos; significa también que toda divina filosofía, también fué chiquitita y humilde; que partió también con divina inocencia solar; pues hubo época divina, en que ignoró su propio y divino orígen; pues todo tuvo este divino principio; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que sólo tú, hijo divino, lanzarás la primera piedra; pues limpio estás del pecado humano; del pecado de ser mundano por voluntad propia; pues todo aquél, que jamás me ha estudiado, según mandan mis Sagradas Escrituras, mundano es; pues ama las cosas pasajeras; las cosas del mundo; ama la maldita ciencia del bién; la que ha salido del demonio mismo; producto del maldito dinero; y los placeres del mundo, tocan a su fín; porque escrito fué, que juzjado sería; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que comienza para este mundo, el llorar y crujír de dientes; pues los divinos querubínes de la naturaleza terrestre, ya están divinamente preparados, para tu divina identidad al mundo; pues son ellos, los mismo que te acompañaron, en el pasado terrestre; cuando divinamente reencarnastes, en el divino Jesús de Nazareth; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina revelación dada al mundo, por tus divinos y honorables Dalai-Lamas, sacudirá al mundo; y se producirá hijo divino, lo que escrito estaba: Oriente contra Occidente; pero no será una guerra material; sino, que una guerra filosófica; empieza hijo divino, el divino juicio a los que se creyeron grandes en el mundo terrestre; a los que olvidándose de su propio y divino Creador, se ciñeron malditas coronas pasajeras; olvidándose, que sólo se debe adorar al Señor, por sobre todas las cosas; a los malditos explotadores de la divina fé; a la maldita secta vaticana; a la maldita ramera; que fué seducida por la maldita ciencia del bién; el maldito materialismo; la maldita bestia; que explota a mi divino rebaño de obreritos; los únicos que engrandecen con su divino trabajo, mi divino y santo nombre; llorar y crujír de dientes comienza hijo divino; maldecirán mil veces haber nacido; maldecirán mil veces, haber explotado con sus malditos dineros, a mis divinos hijos del divino trabajo; escrito está, que los humildes serían los primeros; que sólo a ellos, había que darles el divino mando, de sus propios destinos; pues sólo los humildes de corazón, entrarán en los Cielos; pues de ellos es la divina filosofía de niños; la única que reinará después de la divina resurrección de toda carne; pues, todo divino fín, vuelve a su divino principio, planetario-solar; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos.
Escribe: El Alfa y la Omega