LISTADO DIVINOS ROLLOS
Y REGRESARÍA EN GLORIA Y MAJESTAD, BRILLANTE COMO UN DIVINO SOL DE INFINITA SABIDURÍA.-
Significa que tú, hijo divino, brillarás por tus divinos escritos; pues toda la infinita sabiduría que brota en tí, viene de la misma Santísima Trinidad; que siempre prefiere darse a conocer en los más humildes de corazón; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que tú, hijito, brillarás físicamente; pues todo padre solar siempre ha brillado; es por eso hijo divino, que las divinas estampas religiosas, te han presentado con una divina áurea solar, en tu divina cabeza; es una leve intuición del divino orígen de la Santísima Trinidad; pues tú lo dijistes hijo divino; cuando reencarnastes en el divino Jesús de Nazareth: A donde yo voy, ustedes no puede ir; lo que tú, hijo divino, les quisistes explicar era que tú ibas al sol; pues del divino sol eres; para infinita gloria de tu eterno Padre Jehova; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues los divinos soles, son las divinas lumbreras, que cumplen mis divinas leyes en el infinito universo expansivo pensante; es por eso que toda infinita sabiduría brilla como un sol; se transforma en divinos círculos dorados, alrededor del propio cuerpo humano; estos divinos círculos dorados, se denominan en divinas Ciencias Celestes, divinos círculos Alfa; de cuya divina causa, surge la divina frecuencia ondulatoria; la misma que tú ves a diario en tu divina mente; pues todo brote galáctico, se comporta igual que el divino crecimiento de un cuerpo humano; vá de menor á mayor; pues en lo más microscópico y en lo más colosal, siempre se cumple la divina ley: para ser grande en el Reino de los Cielos, hay que ser chiquitito y humilde en la Tierra; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que todo humilde brilla como un divino sol, ante mí; pues todas sus divinas virtudes, brillan de conjunto; todas desean la divina humildad; pues todas desean llegar junto a mí; pues nadie quiere perder su propia eternidad; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que tú, hijo divino, serás divinamente reconocido como el divino Consolador prometido; como el divino Cordero de Dios; como la Santísima Trinidad encarnada; como el divino Jesús de Nazaret; como el primer Dios solar del planeta Tierra; como el divino Mesías; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa hijo divino, que heredarás mi divino: SOY EL QUE SOY; pues te llamarán de una y de otra manera; pues muchas son las divinas y Sagradas Escrituras, en el planeta Tierra; por lo tanto no te asombres hijito, cuando llegue el supremo momento, de darte a conocer al mundo; pues escrito está que eres mi divino pastor a cargo del divino rebaño terrestre; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; por lo tanto el mundo terrestre cumplirá en sí mismo, lo que escrito estaba: Oriente contra Occidente; disputándose la infinita gloria de tu divina aparición ante el mundo; todas las iglesias y sectas que han practicado la divina verdad según sus intereses y a través de un maldito antagonismo, se llenarán de grande temor; pues tú anunciarás que serán las primeras en ser juzjadas; pues escrito está que quien anuncia primero, mi divino nombre en los lejanos planetas, aquéllos serán los primeros en ser divinamente juzjados; ó premiados; según el divino amor que pusieron en sus respectivas misiones; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; tu Santísima Trinidad está en tí; como lo está en cada uno de mis hijitos; pues nadie es desheredado; esto significa que toda individualidad está en divina prueba de divina reencarnación; pues todos son probados en infinitas formas; unos de una manera, otros de otra; y muchos ni se dan cuenta de ello; pues su divino libre albedrío, está ocupado en la vaguedad mental y espíritual, conque han sido influenciados por la ciencia del bién; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el mundo, hijo divino, me recuerda como una lejana quimera; pues la maldita ciencia del bién, trata de alejarlos de mí; pues ella está malignamente influenciada por satanás; que se vale de las ilusiones pasajeras; y que mis hijos pierdan su divina eternidad; pues aquí hay inteligencia y pacto filosófico entre divinos querubínes de la luz, y malditos querubínes demoníacos; pues de todo hay en el rebaño del Señor; los divinos pactos filosóficos representados por la divina Arca de la Alianza, fueron originados, en tiempos inmemoriales y desconocidos para la cimiente humana; pues el planeta Tierra no exsistía aún, cuando estalló la maldita rebelión de luz bella, en lejanos soles; pues antes de esta divina pero maldita rebelión, sólo reinaba el divino Corderito de la divina pureza solar; sí hijo divino; así es y así será hasta la llegada de la nueva y divina era; pues la maldad es sólo pasajera; y el castigo, proporcional a la intensidad, conque la individualidad, actuó en la maldad misma; pues al pecar, la criatura no se rodea de esa divina brillantez conque la bondad premia; sino que se rodea de un hálito ó fluído pesado; cuyo color opaco con infinitos matices hacia el negro, lo conduce nó a un cielo de luz; sino a los planos de las malditas tinieblas; pues escrito está que satanás tiene su propio reinado; y tiene sus propias filosofías pensantes, en infinitos planetas; en la Tierra, satanás ha creado el llamado materialismo; cuya maldita filosofía es la maldita explotación del hombre por el hombre; tal como en el pasado terrestre, creó en maldito pacto filosófico, la maldita filosofía de la fuerza; entre los malditos dioses faraones; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues aún satanás conserva su maldita influencia en la Tierra; la conserva de muchas maneras; entre esas muchas, están las llamadas fuerzas armadas; la eterna lucha económica; la maldita división de la Tierra; siendo que el mundo es para todos, no se debe cobrar nada, por la tierra que sirve de divino hogar; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; un nuevo despertar viene al mundo; una nueva filosofía se cierne sobre él; la divina justicia está en la Tierra; siempre lo ha estado; representada en mi divina palabra; que son mis Sagradas Escrituras; pues ahora sale también de un divino despertar; pues todo llega, cuando debe de llegar; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que nadie en el mundo volverá a tomar un arma; nadie querrá perder su eternidad; porque el vendaje caerá de sus ojos; pues vendrá su propio despertar; caerá la maldita roca del egoísmo humano; pues satanás está guarecido en la maldita adoración material hacia mí; en la maldita idolatría é imágenes y semejanzas; en el maldito comercio de mis divinas leyes; en la maldita bendición que ha hecho y hace a las malditas armas, en mi santo nombre; en todo lo que sea violación a mi divina palabra, allí está el demonio; sí hijo divino; así es y así será hasta la total caída de la maldita roca del egoísmo humano; pues el mal en la Tierra, es obra maldita del divino libre albedrío de unos pocos hombres ambiciosos; que nada les importa mis divinas leyes; que nada les importa el dolor humano; que nada les importa su propio futuro espíritual; los tales, tienen al demonio en sus mentes; pues ellos con sus propias acciones opacas, se lo han atraído para sí mismos; sí hijo divino; así es y así será hasta la total caída de la gran bestia; que son las malditas naciones que comercian con las malditas armas; sí hijo divino; te he leído una vez más, tu divina mente; así es; el maldito símbolo de la gran bestia, es el águila; es el divino símbolo de la maldita rapiña, en los lejanos soles; pues escrito está que así como el divino corderito venció al maldito león faraónico en el pasado terrestre, así también el divino corderito de la divina inocencia solar, vencerá al águila de la maldita rapiña; pues no quedará piedra sobre piedra, de su maldito edificio que lo representa; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sé hijito que tienes un divino volcán de preguntas, que deseas hacerme; pues tú has leído bastante sobre las divinas y Sagradas Escrituras; todo lo sabrás hijo divino; pues mi divina añadidura es infinita; y tratándose de un divino Primogénito Jehova, entrego y deposito en tí, todo poder sobre la Tierra; pues así está divinamente escrito: Y vendrá en gloria y majestad por los siglos y siglos; pues no hay gloria, sin mi divino poder; nada exsistiría ni nada se eternizaría, sin mi divino poder; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; exsiste una divina ecuación que explica como tú brillarás ante el mundo; esta divina ecuación es infinita; y en ella se explica el Alfa y la Omega de todo lo creado; escribámosla hijo divino; es tu divina gloria y divina misión hacerlo: divino gérmen pensante; = una divina vibración solar; con infinitas semillas hereditarias de infinitas virtudes, también pensantes; = una divina cadena de infinitas reencarnaciones en infinitos mundos; = un divino querubín de infinita antiguidad; de mucho antes que surgiera el planeta Tierra; = un divino infante de Dios, con divina filosofía de niño; = un divino querubín que a creado sin cesar en lejanas galáxias; = una divina virtud materializada, creadora de otras infinitas virtudes; entre ellas el planeta Tierra; mundo de monitos carnales, de tercera categoría intelectual; = un divino padre celestial con divina identidad propia; = un divino querubín de infinitas galáxias que le esperan regresar; = mundos galácticos y colosales, que espantarían a la criatura humana; = un divino primogénito en divina y constante madurez solar; = un futuro padre solar Alfa de tercera categoría galáctica; = un divino querubín en divino estado de juez espíritual encarnado; = un divino primogénito en la divina telepatía universal; = un divino primogénito con la divina escala infinita de infinitas vibraciones, del divino Cantar de los Cantares; = una divina Revelación al mundo; = un divino primogénito en constante aumento de brillantez solar; corresponde un divino brote expansivo de infinitas líneas magnéticas, de color amarillo; = una divina brillantez pensante y a la vez con divino libre albedrío; = un divino entendimiento entre líneas magnéticas pensantes, y el divino libre albedrío de las moléculas de la naturaleza terrestre; = una divina y amorosa relación entre espíritu y materia; = infinitos acuerdos filosóficos entre multitudes de divinos querubínes y el divino primogénito; = un divino Dios solar, en divina acción; = una divina era de divinos prodigios; = infinitas aberturas de aguas y aberturas de tierras; = adoración planetaria a un divino dios solar de tercera categoría intelectual; = un divino Primogénito Jehova; = una divina revelación amorosa, del divino libre albedrío del divino primogénito; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina ecuación será demostrada cuando tú, hijo divino, obres sobre la naturaleza terrestre; muchos dudarán de ello; más, lágrimas de sangre llorarán; por no tener la suficiente fé é ilustración, conque siempre he pedido a toda criatura pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; en esta divina ecuación está la mayor parte de lo que la humanidad verá por sus propios ojos; pues escrito está, que por el fruto se conoce el árbol; esto significa que toda criatura experimentará, una gran vibración emocional, según el grado de su propio saber intelectual y de su propio grado de ilustración; pues todo repercute, en el universo expansivo pensante; me refiero hijito al divino mundo de la emoción; pues el ser humano siente, pero no comprende a sus propios sentimientos, que de él salen; pues todo ser pensante, vibra en grado infinito; en una forma tal, que jamás logrará saberlo; pues así es el infinito universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que todo el mundo terrestre estudiará las divinas Ciencias Celestes; las que fueron divinamente anunciadas en mis Sagradas Escrituras: Y os enviaré un divino Consolador; sí hijo divino; las divinas Ciencias Celestes, representan al divino Consolador; el único que explica en que consiste mi divina añadidura entre cada uno de mis hijos; pues nadie es desheredado en el infinito; pues escrito está, que el Señor está en todas partes; estas divinas Ciencias Celestes, ya habían estado en la Tierra; los malditos dioses faraones, las conocieron; su misión era darlas a conocer al mundo; pero más pudo la maldita ambición, que mi divino amor; pues los malditos dioses faraones, recorrieron infinitas galáxias, enseñando sublimes verdades; cuando esos mundos estaban aún en divina formación; y aún siguen en lejanas galáxias, sembrando tinieblas en mis divinos hijos; sí hijo divino; así es y así será hasta la consumación de los siglos; los malditos dioses faraones, tuvieron una divina ciencia que provenía del remotísimo planeta Lúxer; que en divinas ciencias celestes significa, la luz sea; más, satanás invadió esta divina morada; que era un colosal planeta; donde llegaban grandes naves plateadas; pues ellos llegaron a la Tierra en ellas; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina pero maldita historia de los dioses faraónicos, la escribiremos en otro divino plano; pues es muy larga; aunque no fué árbol plantado por tu divino Padre Jehova, la daremos a conocer al mundo; pues escrito está, que todo se sabrá; pues todos son mis hijos, en eterna y divina perfección, por los mundos materiales; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; los malditos dioses faraónicos no cumplieron con la divina misión de guiar a mi primera cimiente terrestre; pues exsisten infinitos acuerdos y pactos, propias de las leyes solares; propias de los hijos mayores de la infinita evolución; pues yo, tu divino Padre Jehova, firmé divino pacto con ellos; como lo he hecho desde hace eternidades atrás; con otros infinitos dioses de la divina sabiduría; uno de los cuales es tu divino padre solar ciencia; al que tú ves, y saludas a diario en tu divina telepatía pensante; sé hijito que ante tí, han desfilado infinitos dioses y diosas de abismante belleza; sé que entre ellos está tu divino padre solar Cupido; tu divino padre solar Orión; tu divina madre solar Omega; sé que la divina lista no tiene fín; pues mis divinas criaturitas constituyen la eternidad misma; tú ves a diario, lo que jamás han visto ojos humanos; es por eso que toda divina experiencia tuya, la escribiremos, en infinitos planos; será lo más grandioso del divino conocimiento universal; pues tu divina sabiduría emana de la misma Santísima Trinidad; que son el infinito conjunto de soles; que por sus divinas líneas magnéticas solares, atraviesan el divino espacio; transmitiéndose sus divinas sabidurías, de sol en sol; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto constituye hijo divino, el Cantar de los Cantares; pues, como tú lo has experimentado, la divina telepatía, se recibe también cantando; pues los divinos Salmos de David fueron una divina inspiración telepática; pues los divinos querubínes de la divina inspiración telepática, así lo quisieron antes que el divino David, encarnara en su respectiva dimensión terrestre; sí hijito divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues te diré hijo divino, que cada espíritu al unirse a un cuerpo, lo que hace es entrar en una infinita dimensión, que le hace olvidar momentáneamente, su divino orígen y su divino punto de partida; pues reencarnar significa en divinas ciencias celestes, volver a empezar de nuevo; significa avanzar sobre un trabajo ya hecho, anteriormente; pues una divina exsistencia, no basta para saberlo todo; ni eso sucederá jamás; pues yo, tu divino Padre Jehova, soy infinita Intelectualidad de divino fuego, en divina y eterna expansión; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sí hijito; soy inalcanzable en divina sabiduría; es por eso que creé el infinito universo expansivo pensante; para que el verdadero fruto de cada uno, sea la divina intelectualidad; pues sólo ella brilla en la divina eternidad; sí hijo divino; la meta de cada uno, es llegar por propio esfuerzo, al divino estado de fuego pensante; llegar a ser, lo que ya fueron: soles eternos, de vida eterna; vida que jamás muere; que crea sin cesar universos infinitos; que también llegarán a ser, divinos soles; brillantes de divina sabiduría; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que los grandes soles, fueron también pequeñitos; microscópicos; divinos gérmenes solares, salidos de otro sol; pues mi divina herencia creadora, es eterna; la criatura humana posee también el divino gérmen solar; pues por su cuerpo corre divina electricidad pensante; electricidad solar; los lejanos soles, que se ven inmensos por los telescopios terrestres, son microscópicas chispitas, que desaparecen, ante los gigantescos soles del divino macro; pues, los divinos soles, crecen en infinito porte; según su divina evolución, y su divina jerarquía; y los hay de infinitos colores, que jamás llegará a conocerse su número; y te diré hijo divino, que esos colosales soles, se convierten también en microscópicas chispitas, que se pierden en la inmensidad de los espacios; pues exsisten otros mayores, que corren la misma suerte; los soles hijo divino, se agigantan en el mismo grado, como se achican ante el espacio y el tiempo; esto significa que el pasado solar, se junta con el presente y futuro solar; creando la divina eternidad solar; por lo tanto hijo divino, exsisten soles, como tu divina mente pueda imaginar; pues la mente humana también desaparece, ante verdaderas lumbreras solares; cuya misión en los infinitos espacios, es dar la divina luz a los mundos; que como microscópicas chispitas, escaparon de ellos; en medio de colosales escenas, que sólo pueden ser comprendidas naciendo de nuevo; es decir reencarnando de nuevo; é irse acercando a mi divina luz; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; sé hijito, que tú a diario ves, las divinas escenas solares; en tu divina mente se expanden, en fascinantes colores; colores divinos, como jamás han visto ojos humanos; pues es tu divino premio, por haber sido humilde en esta divina exsistencia; y por amar en silencio a una divina querubín terrestre; pues no exsiste amor más sublime, después del infinito amor al Padre eterno, que amar en divino silencio; y más aún cuando se promete depositar ese divino amor, a mis divinos pies; como tú lo prometistes, hijo divino; sí hijo amoroso; todo se cumplirá según tus divinos deseos; nada es imposible para tu divino Padre Jehova; así es y así será por los siglos de los siglos; sé hijito que lo último es un divino problema de tu divino corazón; es una sublime prueba de amor, no correspondido; es una divina promesa hecha a tu divino Padre Jehova, en los lejanos soles; sí hijo divino; así es y así será hasta tu divina Revelación al mundo; y sé también hijo divino que es un divino problema de tu divino libre albedrío; por lo tanto es algo intocable; algo que ni tu divino Padre Jehova, se atreve a tocar; esto significa hijo divino que tratándose de amor, nadie tiene derecho a imponer condiciones al divino corazón; pues quien lo haga, maldecirá mil veces haberlo hecho; como maldicen mil veces, los malditos dioses faraones, el haber coartado el divino libre albedrío a mi primer pueblo terrestre, escogido por mi divino libre albedrío; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa además que todos los divinos matrimonios por maldito interés, en todos los grados de interés, maldecidos serán; pues ellos sin saber, están creando en sus propios primogénitos, universos de filosofía interesada, mundos que terminan en infiernos, como los que hay y han habido, desde tiempos inmemoriales; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; por lo tanto avisados están los mundanos, los que sólo persiguen ventajas pasajeras; los que nada les importa, la divina felicidad de sus semejantes; los que sólo buscan los triunfos pasajeros; los que sólo se entretienen, con los beneficios que les otorga, la maldita ciencia del bién; pues maldecirán mil veces, haber sido grandes en la Tierra; hasta llegar al extremo, de olvidar a su divino Creador; a su eterno Padre Jehova; el único hacedor de las criaturas pensantes; sí hijo divino; así es y así será por siglos de los siglos; esto significa que toda criaturita me olvida cuando cae en el maldito escándalo; pues ello vá contra mis divinas leyes; ¡¡pobres de aquéllas que han mostrado más arriba de sus rodillas!! ¡¡pobres de aquéllos que han perturbado con sus escándalos, la divina pureza de sentimientos de mis divinos niños!! ¡¡pobres de aquéllos que por demostrar superioridad, esclavizan a mis hijos!! ¡¡pobres de aquéllos que se abandonan, vistiendo escandalosamente; pues se burlan de su propio y divino sexo!! ¡¡pobres de aquéllos que han explotado al pueblo; enseñándoles filosofías que los dividen!! ¡¡pobres de aquéllos que dándose la gran vida a costilla de mis inocentes hijos, no se vuelven buenos, teniendo la divina oportunidad de hacerlo!! ¡¡pobres de aquéllos que usando engaños no vuelven al camino que le enseña mi divina palabra!! sí hijo divino; de los tales será el llorar y crujir de dientes; pues avisados están; sólo Treinta años quedan para que rindan divina cuenta de cuanto han hecho; treinta divinos años, en que podrán elegir dos caminos: ver la divina luz, ó ver sus propias tinieblas, según sus propias acciones; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; nunca tu divino Padre obliga a sus hijos en divina misión de progreso, a hacer sus pensamientos, contrarios a su voluntad; nunca he querido que todo mérito sea mío; sólo quiero lo mejor para mis hijos; pues de ellos son los Reinos de los Cielos; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina corte solar, está haciendo los divinos preparativos, para anunciar al mundo, tu divina aparición; nada en grado infinito, queda al azar; pues todo el universo expansivo pensante, está divinamente pendiente de todo cuanto ocurra en torno tuyo; de la misma divina manera cuando reencarnastes en el divino Moisés y Jesús de Nazareth; sí hijo divino; así fué y así será por siempre jamás; significa hijo divino que toda criatura pensante, se sentirá divinamente sacudida, por la divina Ciencia Celeste; pues cada divino gérmen terrestre, es parte de ella; todo nace de un sólo Padre Creador; todo tiene un sólo punto de orígen, en infinita expansión creadora y renovadora; con divina doctrina salvadora; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; el divino universo expansivo pensante, tiene en sí mismo, una divina vibración solar; divinamente individualizada y subordinada a un determinado sol creador; pues los divinos soles son las divinas lumbreras, conque maduran los mundos; de los divinos soles salieron todos los planetas del universo expansivo pensante; pues es sabido que en los lejanos soles, ocurren abismantes explosiones solares; explosiones que llenarían de pavor, a la humanidad si se encontrara en ellos; sí hijo divino; así es y así será por siglos de los siglos; estas divinas explosiones vienen sucediéndose de eternidad en eternidad; ellos, los divinos soles también se perfeccionan; cumpliendo leyes propias de dioses solares; pues llegó la divina hora, de que el mundo terrestre se imponga de las divinas leyes celestiales; pues escrito fué que: Si no comprendéis las divinas leyes humanas-espírituales, menos comprenderéis las divinas; que emanan del infinito; sí hijo divino; así es y así será por siglos de los siglos; por lo tanto sólo le queda a cada criaturita, ilustrarse en cuanto a su propia y divina eternidad; es por eso, que escrito fué: felices aquéllos, que creyeron sin ver las divinas pruebas materiales; que llevan en su propia mente, que nada es imposible para el Señor; sí hijito; grande será su congoja; pues ellos creyeron en su propia eternidad; la única que sólo la produce la divina fé; pues la divina eternidad, se entrega así misma, a quienes creen en ella; pues ella a nadie obliga; la divina eternidad, es divino producto, de la divina Santísima Trinidad; pues nada exsiste que no la lleve en su propio gérmen evolutivo, en infinita expansión; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; la divina Ciencia Celeste, evolucionará y revolucionará al mundo terrestre; pues todo se sabrá; no exsiste mundo ó planeta alguno, que no llegue a saberlo todo; dentro de su propia evolución, en infinita expansión planetaria; pues cuando ya se ha aprendido, todo lo que hay que aprender dentro de cierto tipo de vida, se pasa a otro mundo; pues las divinas clases y formas de vida, son infinitas; como infinitas son los planetas ó moradas; sí hijo divino; así es y así será por siglos de los siglos; las divinas moradas, han exsistido siempre; y las hay de infinitas categorías y filosofías; entre esas infinitas, se cuenta el paraíso terrenal; el que conoció Adán y Eva, hace ya eternidades infinitas; pues toda infinita herencia, se transmite; desde lo microscópico, a lo inmensamente mayor; sí hijo divino; así es; tal como leo divinamente en tu divina mente; es eso; exsistieron y exsisten infinitos paraísos terrestres; idénticos al de la criatura humana; paraísos que también violaron mi divina ley; pues las infinitas vibraciones pensantes, viajan al infinito, y se materializan en las lejanas galáxias; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto significa que cada divina acción pensante de cada uno, no termina; como casi todos mis hijos creen; la divina eternidad, no hace excepción alguna; no sólo tiene la divina eternidad, el espíritu mismo; sino que también lo que de él sale; pues el ser humano, no sabe aún en ciencia infinita, quien es él; llegó la divina hora que lo sepa; pues no exsiste justicia, sin enseñarse el divino orígen primero, en la divina justicia del Padre Jehova; pues exsisten infinitas justicias planetarias; según la divina evolución alcanzada; pues nadie nace sabiéndolo todo; ni jamás se nacerá en ese divino estado; sólo se nace en divina pureza, con un divino sueño filosófico, que se vá expandiendo, a medida, que la criatura se desarrolla; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esta divina expansión se efectúa en cada divina reencarnación; en cada divina exsistencia; en cada divino nacer; pues la divina eternidad se extiende desde el divino momento que se empieza a sentir el propio sentir; cuya divina sensibilidad, son divinas vibraciones solares; sí hijo divino; así es y así será por siglos de los siglos; los divinos soles son infinitos creadores de infinitas criaturas pensantes; con una divina filosofía; cuya divina herencia, es la misma galáxia solar; esto significa que toda sabiduría principiante, se inicia comprendiendo el divino orígen de la materia solar; pues ya se ha identificado el espíritu, con su propia morada de orígen; pues el divino corderito de la infinita pureza solar, le enseña a su divino discípulo, las divinas leyes solares que le unen por eternidades infinitas; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; ésta es hijo divino, una de las más fascinantes verdades solares; pues muchas criaturas, conservan vagamente, las divinas enseñanzas del divino corderito; todas las divinas virtudes, son su divina herencia; todas se confunden en una, llamada sentimiento de amor; pues ésa es la más sublime filosofía, de tu divino Padre Jehova; no hay otra que se le iguale, entre infinitas otras, que rigen en los infinitos mundos del universo expansivo pensante; sí hijo divino; así es y así será por siempre jamás; significa que todos son divinamente originarios de algún divino sol; pues soles hay, hasta donde tu divina mente pueda imaginar; no exsiste otro orígen, que no sea el que ordene el divino libre albedrío, de tu divino Padre Jehova; pues los divinos soles, han cumplido, cumplen y cumplirán, mis divinas leyes creadoras; con divina traducción solar, según la evolución de los mundos; correspondiendo para el planeta Tierra, el divino término de hágase la luz, y la divina luz fué hecha; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; pues mi divina Ciencia Celeste, es infinita; pues exsisten tantas filosofías ó divinas escrituras, como mundos y soles hay, en el universo expansivo pensante; además exsisten también, infinitos redentores, que se asimilan a uno; según sus divinas purezas solares; pues a cada uno, le corresponde su propio cielo ó su propio universo-paraíso; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; esto enseña que nadie es divinamente excepcional; nadie es superior a nadie; son los ignorantes, de los mundos materiales, los que crean filosofías ilusorias, que no son árboles plantados, por tu divino Padre Jehova; y de raíz serán arrancados; pues nadie ha salido de su propia morada, con privilegio alguno; es por eso que fué divinamente escrito: Es más fácil que entre un divino camello por el ojo de una aguja, que un rico en el Reino de los Cielos; pues todo el que ha violado mi divina palabra, en cualquier punto, del universo expansivo pensante, maldice mil veces, a la maldita soberbia; a la que no le opuso jamás resistencia alguna; pues al ser divinamente juzjado, el espíritu vé, con infinito remordimiento é infinito sufrimiento moral, la inmensa felicidad, que disfrutan, los que fueron humildes en la Tierra; pues viven la divina filosofía de niños; la que siempre ha exsistido en los infinitos paraísos del mundo celeste; la única y divina filosofía, salida de infinitos obreritos de lejanos y colosales mundos; la única divina filosofía, que ensalza al divino trabajo; pues nadie entrará en mi divina morada, si no ha pensado como piensa un niño, durante sus divinas y propias reencarnaciones; pues el divino trabajo es la suprema y divina filosofía, conque se construye el infinito universo expansivo pensante; sin ella nada exsistiría; todo sería tinieblas; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos; significa que todo niño salvo es en la divina eternidad; y los que siendo adultos, piensan como niños; ó tratan de hacerlo; pues complacen con ello, al divino Padre Jehova; que hizo las infinitas leyes, para que todos sus hijos fuesen felices, en sus divinos peregrinares, por los infinitos mundos; pues mis Sagradas Escrituras, fueron hechas, en los lejanos soles; y participaron en ellas, mis divinos hijitos solares; los que fueron divinos obreritos, con divina filosofía de niños; en universos y planetas, que ya no están; sí hijo divino; así es y así será por los siglos de los siglos.
Escribe: El Alfa y la Omega